El suspenso se experimenta cuando no se sabe qué puede ocurrirle a los personajes de una obra y, por lo tanto, se genera una particular atención ante el desarrollo del conflicto. El recurso suele utilizarse en el contenido de terror.